Casarse a todo color no es nada nuevo: ellas lo hicieron primero

NOVIA

Redacción: fabracom

Casarse de color no tiene nada de nuevo. Solo basta con mirar los vestidos de nuestras famosas favoritas que lo hicieron antes que ninguna.

¿Quién dijo que casarse de blanco fuera una norma establecida de por vida? Sino, que se lo pregunten a ellas que, a pesar de los protocolos extractos, apostaron por sus propias decisiones.

AUDREY HEPBURN CON VESTIDO ROSA DE GIVENCHY EN SU BODA CON ANDREA DOTTI EN 1969

VESTIDO DE NOVIA NEGRO DE SARAH JESSICA PARKER EN SU BODA EN 1997 CON MATTHEW BRODERICK. 

Casarse de color blanco puede ser, probablemente, una de las normas de la moda más fuertes y arraigadas de la historia. Un código de vestimenta que se remonta hasta mediados del siglo XIX cuando la Reina Victoria de Inglaterra tomó la decisión de casarse con un vestido blanco.  A pesar de que casi todas las bodas la novia va de blanco, hay muchas otras que han decidido arriesgar y darse el si quiero llenas de color. A lo largo de la historia, muchas celebrities han apostado por trajes de esta índole y se han convertido al instante en los más icónicos y recordados: desde Audrey Hpeburn, hasta Elizabeth Taylor pasando por las más recientes como Victoria Beckham o Sarah Jessica Parker. 

Pioneras en el color de novia

Rita Hayworth fue la primera en romper la tradición de la novia de blanco. En 1949 contrajo matrimonio con el príncipe Alí Khan en una boda en la Riviera francesa y un traje de lo más atípico. Se trató de un vestido con falda plisada y vaporosa que marcaba la cintura y de largo midi en color azul celeste, diseñado por Jacques Watch. Por otro lado, la actriz completó su look nupcial con una pamela, de color azul a juego con el resto del traje.  

Fueron en total ocho veces las que subió Elizabeth Taylor al altar para decir el ‘si quiero’ y por lo tanto, fueron ocho veces las que se vistió de novia. Entre todos sus modelos, podemos destacar uno en color verde y un velo en forma de capucha para casarse con Eddie Fisher en 1959; otro en color amarillo, en su quinta boda, esta vez con Richard Burton con un diseño de la mano de Irene Sharaff de organiza, con mangas abullonadas y cuello vuelto; o su segunda boda -mucho más íntima y de la que se saben pocos detalles- con el actor en 1975 donde Taylor lució un vestido ombré en diferentes colores claros y de estilo más hippie.

Y hablando de actrices, no podemos olvidar el mini vestido que lució Audrey Hepburn para su boda con el italiano Andrea Dotti en 1969 bajo el sello de Hubert de Givenchy. Además, la actriz sustituyó el mítico velo por un pañuelo en la cabeza del mismo tono que el vestido. En los últimos años, el rosa se ha colado como uno de los colores favoritos para aquellas novias que buscan una alternativa al color blanco. Prueba de ello han sido la actriz Mandy Moorse -la actriz de This is us- que subió al altar con un vestido lleno de volantes de tul, obra de la firma Rodarte, en color rosa.  

Vestido de novia con flores de Sophie et Voilá

ELIZABETH TAYLOR ELEIGIÓ UN VESTIDO AMARILLO PARA SU BODA CON RICHARD BURTON EN 1964.

Una tendencia que sigue

Sarah Jessica Parker no solo se vistió de novia en la mítica Sexo en Nueva York. En su vida real, contrajo matrimonio en un enlace íntimo con Matthew Broderick en 1997 con un diseño en color negro obra de Morgane Le Fay y del que recientemente ha confesado arrepentirse. Y la boda más sonada de los últimos tiempo fue la protagonizada por David y Victoria Beckham. Ambos lucieron dos estilismos nupciales a conjunto: el primer en color blanco para darse el ‘si quiero’ y el segundo, durante el banquete y saltándose todos y cada uno de los protocolos, en color morado con grandes flores. Una extravagante boda que se convirtió en todo un acontecimiento histórico. 

EL SEGUNDO LOOK DE LA BODA DE DAVID Y VICTORIA BECKHAM FUE EN COLOR MORADO PARA AMBOS

RITA HAYWORTH ESCOGIÓ UN ESTILISMO AZUL PARA SU BODA EN 1949 CON EL PRÍNCIPE ALÍ KHAN.